Call us! 305-471-4417
31 Jul 2015

Ópera y concierto veraniego muy aplaudidos

0 Comment

El verano en Miami no es solo para las playas. A los acostumbrados conciertos y espectáculos fuera de temporada ha venido a sumarse el Miami Summer Music Festival (MSMF) que en su segunda edición se ha establecido con éxito en el Broad Theater de la Barry University, donde se presentó este fin de semana la primera de cuatro óperas que incluye su calendario: Hansel y Gretel, de Humperdinck.

Desafiando la canícula de las 2 p.m., numerosas familias con sus chicos, y también adultos de todas las edades casi colmaron el lugar para disfrutar de una puesta de David Carl Thompson que sorprendió por su belleza, fluidez y, sobre todo, la calidad musical. Jooyeon Song y Julia Lamon en los roles protagónicos son dos consumadas artistas, y Lamon especialmente no tiene nada que envidiar a nadie en excelencia vocal ni eficiencia dramática.

Oleksandra Verzole como el Sandman también tuvo su momento de brillo, y la divertida bruja de Gabrielle Lowell se ganó una lluvia de aplausos. Muy bien también Rachel Sigman y Tony Potts como los padres, y muy logrado el coro infantil del Doral Conservatory. La orquesta, integrada principalmente por alumnos, tuvo momentos felices, pero también pasajes algo crudos, a pesar de la eficiente labor de Yuriy Bekker en el podio.

Los asistentes de todas las edades quedaron muy contentos con esta puesta que augura similares éxitos con Cenicienta, de Massenet, que también se presentará en este Festival, un oasis para melómanos en medio del verano.

El MSMF continuará hasta el 2 de agosto. MiamiSummerMusicFestival.com.

Awadagin Pratt en la Coral Gables Congregational

El polifacético pianista y director de orquesta Awadagin Pratt no defraudó al público que abarrotó la Coral Gables Congregational United Church of Christ. En su tercera visita a Miami, el pianista brilló más que nunca con un programa que, tocado de memoria, demuestra la cumbre de su excelencia por la dificultad, lo variado y la intensidad de su entrega.

Variaciones y fuga sobre un tema de Handel, op. 24, de Brahms, mezcla de barroco y romántico; luego Chaconne de la partita no. 2 en re menor, de Bach, en trascripción de Busoni, mezcla de barroco y siglo XX; para culminar con la pieza que posiblemente sea la más monumental y temida de la literatura pianística, la Sonata en si menor, de Liszt.

De magnas proporciones, es como una catedral con algo del pasado y algo del futuro, pero la entrega de Pratt le dio una dimensión inusitada, tremenda. Hacia el final, una especie de sollozo se le escapó de la garganta. La obra tiene de apocalíptico, de épicamente triste y en las manos de Pratt resultó devastadora. Su uso del pedal lograba a veces un efecto como de órgano, pero el impacto no venía de su técnica, sino de su alma. Inolvidable. • 

El próximo concierto de la CGCC será Jason Marsalis, el 30 de julio. (305) 448 -7421, ext. 153 y en CommunityArtsProgram.org

[top]